viernes, 16 de marzo de 2012

¿A qué lobo das de comer?


Cuando pulse el botón de "publicar entrada" cerraré el ordenador y saldré por la puerta para disfrutar del puente de San José y el día del padre, con la familia al completo, en las playas de Tarifa delante del Estrecho de Gibraltar.

Aprovecharé para estar con ellos y para descansar de una semana especialmente dura con tres impresionantes sesiones en Venezuela y una en España. La gira venezolana la hice al alimón con la gran Pilar Jericó. Hacía tiempo que no coincidíamos en un escenario, y pasar tres días con ella me ha encantado. Ella me contó esta historia, que en estos tiempos de tensiones e incertidumbres puede ayudarnos a dar luz a nuestras actuaciones.

Un anciano cherookee al final de su vida reunió a sus nietos en lo alto de la meseta Ozark en Oklahoma para darles algunos consejos para la vida. Les dijo:

- Dentro de mí está teniendo lugar una gran pelea entre dos lobos. Uno de los lobos es maldad, temor, arrogancia, inferioridad, mentiras, orgullo, ira, envidia, dolor, egolatría, superioridad, rencor, avaricia... El otro lobo es bondad, alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, dulzura, humildad, generosidad, amistad, verdad, compasión... Esa misma pelea está ocurriendo dentro de cada uno de vosotros y dentro de todos los hombres y mujeres de la tierra.

Los niños, miraban impresionados al abuelo imaginándose mentalmente la gran pelea. Uno de ellos preguntó:

- ¿Y cuál de los lobos crees que ganará, abuelo?

Y el viejo indio contestó:

- Aquel al que alimentemos.